Inicio    No está la felicidad en vivir sino en saber vivir.

No hay felicidad sin esfuerzo.

Primer requisito en la compra de un inmueble.

Paseabas todos los días frente al escaparate, tú joven mujer, llena de felicidad, ama de casa madre de dos hijos ella de tres y él de cuatro años. Un día, cinco minutos antes de cerrar, cruzaste la puerta de la tienda, te acercaste a mi mesa me saludaste tímidamente y me preguntaste por un piso sencillo de 40.ooo € expuesto en el escaparate. Miré esos ojos grises algo hundidos de mirada profunda y te dije que era un gran piso sencillo sin ascensor y reformado parcialmente. Te comenté que nadie se había fijado en él, tú me contestaste que posiblemente nadie preguntó porque tenía que ser para ti.

Costes a tener en cuenta en la compra de un inmueble.

Segundo requisito en la compra de un inmueble.

– A mí me gusta – me dijiste. Se trataba de un piso sencillo situado en un segundo piso sin ascensor no muy céntrico pero ubicado en un barrio con todo tipo de servicios: comercios; farmacia; colegios, muy próximo a la parada del bus cada media hora con linea al Hospital de la ciudad. Te informé detalladamente de las condiciones económicas: comisiones; gastos de notaría; impuestos que gravan la operación de compraventa como es el caso del  impuesto de transmisiones patrimoniales y actos jurídicos documentados; Impuesto de Bienes Inmuebles; plusvalía, además de las posibilidades de financiación.

Dificultades de financiación, un quebradero de cabeza.

Tercer requisito en la compra de un inmueble.

¿Qué posibilidades tengo para pedir un préstamo hipotecario?- preguntaste. Los bancos han cambiado las condiciones de financiación, hoy en día como no ahorres un poco no tendrás posibilidades, los bancos conceden el setenta o el ochenta por ciento del total del valor del inmueble, el resto lo  deberás aportar de tu propio bolsillo.

-¡ No tengo ahorros! – Exclamaste. No te desanimes, tienes otras opciones- le dije. Te faltan ocho mil euros para cerrar la operación así que puedes pedir un préstamo personal, según mis cálculos el conjunto de las cuotas mensuales de estos dos préstamos está muy por debajo de lo que estás pagando actualmente por el arrendamiento de vivienda. No te desanimes. Te levantaste de la silla algo resignada y me dijiste que se lo comentarías a tu esposo y que ya me llamarías.

Al día siguiente alrededor de las 19:30  sonó mi teléfono móvil, eras tú, sin dejarte hablar te pregunté cómo habíais quedado, con voz alegre me dijiste que querías ver el piso al parecer teníais posibilidades para cerrar la operación.

La felicidad está hecha de pequeñas cosas.

El exceso de júbilo puede jugarnos malas pasadas.

Llegué diez minutos antes y ya estabais allí en el portal de la finca, conocí a tu marido y a tus dos hijos, teníais una sonrisa en la boca, se os veía ilusionados. Ojalá todo salga bien.- pensé. Una vez en el interior del inmueble os hablé de las calidades, de las reformas efectuadas hace seis años además de otra información que se especificaba en el escaparate de la tienda que creía era necesaria recordar.

-Nos gusta mucho- Exclamasteis. Tu hija  me dijo  que esa habitación exterior con vistas al patio trasero del edificio era para ella, la miré sonriendo y pensé de nuevo ojalá sea así. Mientras les enseñaba el piso los niños correteaban  por un enorme salón comedor que a esas horas brillaba con la enorme luz del atardecer. De pronto, viendo a los niños, me vino a la mente una experiencia que tuve de pequeño, muy similar a la que estaban experimentando los niños. Recuerdo como si fuera hoy una visita realizada con mis padres a un piso que terminaron comprando. Cuando nos abrieron la puerta mis hermanos y yo entramos corriendo hacia el salón comedor lanzándonos sobre el serrín que había esparcido por el suelo.

Papá vamos a vivir aquí.-dijo la niña. Espero que sí contestó su padre sonriente. Estaban encantados con el piso, pienso que para alguna gente no tenga demasiado interés pero para esta familia es una puerta a la felicidad ¿Quién no se ha sentido feliz al comprar su primera vivienda?

¿Quisiera ver el trastero? -dijo el padre. El trastero,instalado en una esquina de la terraza, era un trastero grande y espacioso, grande por carecer de pilares o partes que impidan el almacenaje y espacioso porque permitiría almacenar gran cantidad de objetos hasta una cierta altura. De hecho comentasteis la posibilidad de almacenar gran cantidad de objetos: las herramientas del trabajo;  las mesitas de playa, hamacas,  los juguetes de la playa de tus hijos;  la posibilidad de poner un armario en la pared de enfrente además de una secadora y lavadora.

No está la felicidad en vivir sino en saber vivir.

Las dificultades pueden venir al final.

Antes de despedirnos me dijisteis que recibiría noticias vuestras para formalizar la compraventa.Han pasado tres días y no sé nada de vosotros me temo que no habéis obtenido la financiación. Recuerdo cuando hice mis prácticas de Derecho, hice un comentario a Rosa, funcionaria del Ayuntamiento de Valencia, ¡Rosa !- exclamé, éste señor no está de acuerdo con un cobro que le hemos hecho, dice que le hemos cobrado quince euros de más. ¿Por quince euros? -espeté. Rosa me contestó que para mucha gente esa cantidad es importante y en cambio para otros no lo es, todo dependerá de los ingresos de cada uno, la gente del campo es humilde tienen pocos ingresos y muchos gastos. Ese comentario no se me olvidará por eso no dejo de pensar en ellos espero que puedan permitirse un piso económico en Alzira, de todas formas, de aquí unos días, les preguntaré como llevan el asunto de la financiación.

Artículos relacionados

Dejar un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

hola