Inicio    Incumplimiento de la cláusula de prohibición para subarrendar.

INCUMPLIMIENTO DE LA CLÁUSULA DE PROHIBICIÓN DE SUBARRENDAR.

Qué ocurre cuando hacemos caso omiso a la prohibición de subarrendar.

Consecuencias económicas por incumplir la prohibición de subarrendar.

Consecuencias económicas por incumplir la prohibición de subarrendar.

Muchas son las motivaciones que llevan a la gente a incumplir los contratos. No me equivocaría si os dijera que la gente, en su gran mayoría,  comete esta infracción  para obtener un beneficio. Os pongo un ejemplo, imaginemos que arrendamos el local con un precio de 700 euros de renta mensual y posteriormente el arrendatario lo subarrienda o cede a un tercero por un importe de 4000 euros, qué conclusión sacaríais, obviamente que es un sin vergüenza porque lo único que le interesaba era “ganar pasta” a costa del arrendador.

Es  muy común que no se informe al propietario para evitar que se entere de la operación de subarriendo. Los arrendatarios, en la mayoría de los casos, saben que no tienen derecho a ceder el uso del local y pese a ello lo hacen para evitar problemas con el propietario del local por que de lo contrario no obtendrían una importante ganancia económica mientras mantienen la posesión del inmueble, es decir, mientras esté en vigor el  contrato de arrendamiento.

Otro supuesto de incumplimiento de la cláusula en el contrato de arrendamiento de local.

Supongamos en este caso que, aun teniendo prohibida la cesión o subarriendo, el arrendatario lo traspasa  igualmente,  manifestando por escrito que él es el propietario lógicamente estaría actuando al margen del contrato en el sentido de que está simulando una posición que no ostenta realmente.

Consecuencias económicas por incumplir la prohibición de subarrendar.

El comportamiento es, a todas luces, anti jurídico y socialmente reprochable al tratarse de un “enriquecimiento  injusto”  a costa del propietario al que le causó un daño patrimonial.

Incumplimiento de la cláusula de prohibición para subarrendar.

Incumplimiento de la cláusula de prohibición para subarrendar.

La consecuencia económica de la infracción se materializará con la restitución al propietario ( arrendador)  todo lo percibido, más allá de la obligación principal, es decir debería pagar el diferencial resultante de los 700 euros estipulados en el contrato inicial y los 4000 euros fijados en el contrato de subarriendo.

Cómo impulsar la reclamación.

Obviamente la fórmula a seguir es presentar demanda de desahucio para pedir al Juez que declare resuelto el contrato, lo que llevará aparejado la orden de desalojo del local y evidentemente la restitución de las cantidades percibidas indebidamente.

Artículos relacionados

Dejar un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.