Inicio    Obras no deseadas

Ya han comprado el local de la finca.

Esta frase es pronunciada con frecuencia por los vecinos cuando han visto o tienen conocimiento de la compra o arrendamiento del local comercial situado en la planta baja de la finca. Es posible que los vecinos se inquieten ante la eventualidad de una posible apertura de negocio.

Obras no deseadas en el local comercial.Tienda-artesanal-del-mimbre alziraUna buena actitud por tu parte evitará problemas con los vecinos. Lo recomendable es que te pongas en contacto con el presidente o administrador de la comunidad para decirles que eres el nuevo propietario o arrendatario del local y que tu intención es realizar unas obras. Diles cual es el negocio que vas a abrir y en qué consistirá la reforma, coméntales que dispones de todos los permisos y licencias necesarias esto los va a tranquilizar.

Amigos no enemigos.

Ten en cuenta que los vecinos no han reparado en la posibilidad de que ese local que lleva años parado pudiera llegarse a vender algún día. En ese momento surge su verdadera preocupación. Es  La falta de información o desconocimiento de las cosas las que lleva a los vecinos a formular quejas sobre muchos de los aspectos relacionados con la obra, no los culpes. La mayoría de viviendas son vendidas a personas jóvenes que no prestan atención a ciertos aspectos, a mi me ha ocurrido. Como se trata de nuestra primera vivienda no advertimos algunos  problemas que pueden surgir por comprar un piso en la primera planta.

Nuestro pan de cada día.

Imagino que como autónomo o empresario tu principal preocupación es captar clientes y querrás que te identifiquen de alguna forma, bien sea por la utilización de colores corporativos o  por la creación de un logotipo incluso por el uso de un nombre comercial.

El termino local de comercial utilizado en las escrituras no es una terminación tomada a la ligera en realidad tienen una lectura muy elocuente, estos espacios, los locales, tendrán una utilización según su destino lo que quiere decir que serán utilizados como local de negocio.

Falta información.

Cuando compramos una vivienda nos centramos en aspectos muy concretos sin prestar atención a otras cosas también importantes. Solemos centrarnos en la cantidad de requisitos administrativos y económicos que rodean el tinglado de la compraventa. Una vez en la Notaría lo primero que hace el Notario es leer sucintamente las condiciones del préstamo y alguna cosa más.

Cuando compramos un piso una casa o un apartamento en la playa seguro que nos hemos fijado en su ubicación por hallarse en una zona peatonal o por tener una  situación envidiable en el centro de la ciudad, quien sabe.  El problema es que cuando compramos solo nos fijamos en la ubicación del inmueble sin reparar en el emplazamiento o lugar que ocupa vuestro piso en relación al resto de  viviendas y locales que están en el mismo edificio.

paraguas-proxima-apertura-de-negocio-fort-king-inmobiliaria-alzira

Si eres una persona que tienes problemas para dormir por ser una persona que cambia de horario de trabajo habitualmente o sencillamente porque te gusta la tranquilidad es mejor que compres un piso a partir de una tercera planta esto evitará que si por alguna de aquellas te abren un bar debajo de tu vivienda no tengas que soportar las molestias generadas por su actividad: arrastre de sillas, gritos, escasez de aparcamiento, etcétera.

Libertad.

Las escrituras de los edificios establecen la prohibición de alterar las fachadas a no ser que haya un acuerdo unánime de todos los propietarios. Esta regla que podríamos llamar genérica afecta únicamente a los propietarios de los pisos altos pero no a los propietarios de locales de negocios. Para estos la cosa cambia, la explicación la encontramos en que los locales,  generalmente los de obra nueva, que están mínimamente terminados, suelen ser espacios diáfanos sin instalaciones ni servicios de ninguna clase además la fachada suele estar revestida la de ladrillo, a veces sin lucir, un claro indicador de que en el futuro tendrá un aspecto muy distinto. Ahora bien qué ocurre cuando el local es comprado por segunda o tercera vez,  ya os adelanto que no pasaría nada, se trataría de un nuevo negocio que necesita mostrar su imagen al exterior y por lo tanto está legitimado para hacer obras incluso si estas suponen una alteración ( no estructural) de fachada.

No todo vale.

Las modificaciones de la fachada hechas por los propietarios de  locales de negocio están totalmente admitidas si no exceden de lo necesario para acondicionar el negocio. Nunca se podrán realizar obras que alteren la estructura o estabilidad del edificio, ni se os ocurra apoyar peso extra en los pilares ni tampoco otras cosas parecidas porque entonces sí que se podría pedir la paralización de las obras.

Espero haberte ayudado.

Si deseas que comente algún tema de tu interés escríbeme ahora no pierdas un solo minuto.

Acerca de Francisco Javier Rosario

Director de Marketing Inmobiliario en FortKing.es

Licenciado en Derecho

Abogado

Especializado en  Derecho Urbanístico y Edificación

Marketing

Fort King Inmobiliaria Alzira

Artículos relacionados

Dejar un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

hola